Hábitos de Vida Saludable

Aquí tienes una serie de consejos de salud para que disfrutes de la mayor calidad de vida posible. AnatomiaCuerpoHumano se hará eco de las últimas noticias y descubrimientos científicos relacionados con el cuidado del cuerpo humano y de su bien estar.

Duerme sobre el lado izquierdo

dormir bien

Según varios estudios realizados, dormir sobre el lado izquierdo favorece el aumento de la calidad del sueño lo que proporciona un mayor descanso para nuestro organismo. Los motivos son los siguientes:

En primer lugar, es la mejor postura para que descanse la columna vertebral, sobre todo si mantenemos una posición fetal con brazos y piernas flexionados. En esta postura los músculos que la recubren tanto en la zona cervical como dorsal y lumbar quedan relajados. Suele recomendarse ponerse una pequeña almohada entre las rodillas para mejorar la postura. De esta manera estarás previniendo dolores de espalda y cuello.

En segundo lugar favorecerás la digestión y evitarás tener ardor y reflujo, sobre todo si eres propenso a ello o si has hecho una cena copiosa. El motivo es puramente anatómico, ya que el páncreas y el estómago se encuentran sobre el lado izquierdo.

En tercer lugar favorecerás el drenaje linfático. El bazo es otro órgano que se encuentra en el lado izquierdo y participa activamente en el filtrado de la sangre y en la función linfática. Durmiendo sobre este lado estarás favoreciendo que tus fluidos se dirijan hasta el bazo de una forma más sencilla.

Por último, si estas embarazada, además de las ventajas ya comentadas, en esta posición estarás evitando que el útero presione sobre el hígado y favorecerás que el feto reciba un mejor flujo se sangre.

Camina una hora al día

caminar una hora al día

O dicho con otras palabras, haz ejercicio moderado con frecuencia. Caminar es una manera de hacer ejercicio moderado al alcance de casi todas las personas. ¿sabías que caminando se queman entre 150 y 250 calorías a la hora? Y la quema de calorías no es el único beneficio que aporta. Otro muy importante y que pocas veces se tiene en cuenta es que la realización de ejercicio favorece la liberación de endorfinas, las cuales producen sensación de placer, de manera que obtendrás además beneficios emocionales.

Si caminas con asiduidad mejorarás tu musculatura tanto de las extremidades inferiores como del tronco. Cuando camines a buen paso, tu cuerpo disminuirá la producción de insulina y transformará los ácidos grasos en la energía necesaria para realizar el ejercicio que le exijas. En otras palabras, ¿quemarás grasa!

Por otro lado, el movimiento a que sometemos a nuestro colon e intestino al caminar, favorecen su tránsito y por lo tanto también sentirás beneficios en caso de estreñimiento.

Como cualquier ejercicio, caminar favorece la circulación sanguínea, ejercitando también el corazón y fortaleciéndolo.

Si comparamos caminar con el ejercicio de moda, el “running“, aunque este último obviamente consigue una mayor quema de calorías en el mismo tiempo, caminar es más respetuoso con nuestras articulaciones, por lo que es más recomendable para un mayor número de personas.

Así que, ya lo sabes, no tienes excusa, sal a la calle y camina, aprovecha desplazamientos que tienes que hacer diariamente para hacerlos caminando, como ir al trabajo, a comprar, etc. tanto tu cuerpo como tu bolsillo lo agradecerán.

Superalimentos

zumos vegetales

¿Qué son los superalimentos? Son un grupo de alimentos que posee propiedades beneficiosas en una concentraciones superiores a las que podemos encontrar en otros alimentos más habituales. Por lo tanto, no está mal incorporarlos a nuestra dieta para beneficiarnos en mayor medida.

Aquí tienes la lista más completa que podrás encontrar con todas sus principales propiedades.

Aprende a frenar el envejecimiento

Existe una teoría que dice que las primeras bacterias desarrollaron dos modos de vida diferentes. Cuando el tiempo era bueno usaban su energía para crecer y reproducirse, pero cuando el tiempo era malo, usaban su energía para proteger y reparar sus células. Desarrollaron pues lo que podríamos llamar genes de longevidad. Estos genes crean enzimas que entre otras cosas mantienen el epigenoma. Hoy en día, resulta que dichos genes de longevidad se pueden encontrar en nosotros los mamíferos. Esto es una muy buena noticia. Estos genes de respuesta hormética, sienten cuando nuestro organismo se encuentra en peligro (por ejemplo porque hemos corrido mucho, tenemos hambre, calor o frío) y se activan.

¿ y qué pueden hacer estos genes por nosotros?

Pues si ciertas partes de nuestras células se desarman, pueden volver a unirlas, si las proteínas se pliegan incorrectamente, pueden deshacerse de ellas o volver a plegarlas, si los extremos de los cromosomas se acortan pueden alargarlos de nuevo. Es decir, son capaces de mantener la información epigenética en las células.

Partiendo pues de esta premisa, estas son las acciones o medidas que puedes llevar a cabo para reducir al máximo dicho proceso de envejecimiento en tu organismo.

  1. Evitar daños en tu ADN ( evitando exposición al sol, rayos X)
  2. Comer menos, es decir, restricción calórica (siempre con matices y dentro de las cantidades recomendadas para cada grupo poblacional)
  3. Comer menos proteínas
  4. Hacer ejercicio con intervalos de alta intensidad ( tu cuerpo debe sentirse como si estuvieras en peligro)
  5. Estar incómodamente frío
  6. Estar incómodamente acalorado

Como fuente de estos datos nos remitimos a los estudios realizados por el Profesor David Sinclair y su equipo en la universidad de Harvard donde él trabaja desde 1999.

Si te parecen interesantes las teorías expuestas sobre la longevidad o como frenar o incluso revertir el proceso de envejecimiento te recomendamos que leas el último libro publicado por el Profesor David Sinclair (Alarga tu esperanza de vida: Cómo la ciencia nos ayuda a controlar, frenar y revertir el proceso de envejecimiento).

Aquí tienes más datos sobre los últimos estudios y descubrimientos sobre el envejecimiento humano, cómo frenarlo e incluso revertirlo.