Hábitos de Vida Saludable

Aquí tienes una serie de consejos de salud para que disfrutes de la mayor calidad de vida posible. AnatomiaCuerpoHumano se hará eco de las últimas noticias y descubrimientos científicos relacionados con el cuidado del cuerpo humano y de su bien estar.

Duerme sobre el lado izquierdo

dormir bien

Según varios estudios realizados, dormir sobre el lado izquierdo favorece el aumento de la calidad del sueño lo que proporciona un mayor descanso para nuestro organismo. Los motivos son los siguientes:

En primer lugar, es la mejor postura para que descanse la columna vertebral, sobre todo si mantenemos una posición fetal con brazos y piernas flexionados. En esta postura los músculos que la recubren tanto en la zona cervical como dorsal y lumbar quedan relajados. Suele recomendarse ponerse una pequeña almohada entre las rodillas para mejorar la postura. De esta manera estarás previniendo dolores de espalda y cuello.

En segundo lugar favorecerás la digestión y evitarás tener ardor y reflujo, sobre todo si eres propenso a ello o si has hecho una cena copiosa. El motivo es puramente anatómico, ya que el páncreas y el estómago se encuentran sobre el lado izquierdo.

En tercer lugar favorecerás el drenaje linfático. El bazo es otro órgano que se encuentra en el lado izquierdo y participa activamente en el filtrado de la sangre y en la función linfática. Durmiendo sobre este lado estarás favoreciendo que tus fluidos se dirijan hasta el bazo de una forma más sencilla.

Por último, si estas embarazada, además de las ventajas ya comentadas, en esta posición estarás evitando que el útero presione sobre el hígado y favorecerás que el feto reciba un mejor flujo se sangre.

Camina una hora al día

caminar una hora al día

O dicho con otras palabras, haz ejercicio moderado con frecuencia. Caminar es una manera de hacer ejercicio moderado al alcance de casi todas las personas. ¿sabías que caminando se queman entre 150 y 250 calorías a la hora? Y la quema de calorías no es el único beneficio que aporta. Otro muy importante y que pocas veces se tiene en cuenta es que la realización de ejercicio favorece la liberación de endorfinas, las cuales producen sensación de placer, de manera que obtendrás además beneficios emocionales.

Si caminas con asiduidad mejorarás tu musculatura tanto de las extremidades inferiores como del tronco. Cuando camines a buen paso, tu cuerpo disminuirá la producción de insulina y transformará los ácidos grasos en la energía necesaria para realizar el ejercicio que le exijas. En otras palabras, ¿quemarás grasa!

Por otro lado, el movimiento a que sometemos a nuestro colon e intestino al caminar, favorecen su tránsito y por lo tanto también sentirás beneficios en caso de estreñimiento.

Como cualquier ejercicio, caminar favorece la circulación sanguínea, ejercitando también el corazón y fortaleciéndolo.

Si comparamos caminar con el ejercicio de moda, el “running“, aunque este último obviamente consigue una mayor quema de calorías en el mismo tiempo, caminar es más respetuoso con nuestras articulaciones, por lo que es más recomendable para un mayor número de personas.

Así que, ya lo sabes, no tienes excusa, sal a la calle y camina, aprovecha desplazamientos que tienes que hacer diariamente para hacerlos caminando, como ir al trabajo, a comprar, etc. tanto tu cuerpo como tu bolsillo lo agradecerán.